¿Qué es esto?

El gato de Schrödinger, la relatividad de Einstein, el calentamiento global, la doble hélice del adn… Si conoces estos conceptos a pesar de no ser científico, probablemente es gracias a la divulgación científica. La ciencia siempre se ha caracterizado por el uso de un lenguaje muy especializado, exótico y, a veces, oscuro. No es un hecho caprichoso: este lenguaje técnico responde a la necesidad de precisión, rigor y exactitud que existe en el ámbito científico. No obstante, es innegable que esta «anomalía léxica» contribuye a alejar la ciencia del gran público. Es aquí donde entra en escena el divulgador: se encarga de «traducir» las teorías y hallazgos científicos a un lenguaje menos especializado y comprensible para el resto de los mortales.

Sin embargo, salvada la barrera léxica, aún permanece una segunda: la barrera lingüística. Tal vez no seas consciente de ella si tu lengua materna es el alemán, el castellano o, especialmente, el inglés, pero aquellas lenguas que cuentan con un menor número de hablantes (como es el caso del suajili, el vasco o el gallego) cuentan con una oferta de literatura científica mucho menos abundante: los científicos gallegos suelen comunicar sus descubrimientos en castellano o inglés para llegar a la mayor cantidad posible de público, los libros muy especializados no resultan económicamente rentables de traducir a lenguas tan poco extendidas… Todos estos factores profundizan aún más el abismo que existe entre las «grandes lenguas» y el resto de ellas.

Esta es la meta de Ciención de Breogán. No hemos nacido para producir nuevos artículos divulgativos en gallego (tampoco lo descartamos, pero ya hay portales, como GCienciaque lo hacen con mejores resultados de los que podríamos obtener nosotros), sino para traducir aquellos artículos que ya han sido publicados en otras lenguas y que, en nuestra opinión, también merecen ser ofrecidos al público gallegohablante.

Bienvenida (o bienvenido) a Ciención de Breogán y, por favor, ¡no te cortes! Viaja por el blog, comenta, manifiéstate y, si tienes alguna sugerencia más privada, no dudes en enviarnos un mensaje a cienciondebreogan@gmail.com. ¡Nos vemos!

Advertisements